MACARONESIA.
N 29º 00′ 36″ O 13º 38′ 28″

Etimológicamente, el término «Macaronesia» viene del griego «Makáron Nésoi, que viene a ser «islas felices».
Este término fue acuñado por el botánico y naturalista inglés Philip Baker Webb, para designar a un grupo de archipiélagos de origen volcánico: Azores, Madeira, Salvajes, Cabo Verde y Canarias, las cuales comparten diversos aspectos naturales y climatológicos.

Macaronesia es el conjunto de todas esas islas. Y las coordenadas que ves, pertenecen a mi isla, Lanzarote.

Macaronesia es una colección cápsula, formada por una serie de pendientes modelados a mano con arcilla polimérica y con cuentas de cristal facetado. Son unas palas de tunera (pencas, chumbera…), en estado de floración, con el fruto formado. 

La historia de esta colección lleva conmigo desde Octubre de 2019, pero no terminaba de ver las piezas. Tenía el concepto, pero faltaba algo…
Y eso que faltaba, llegó y pude ver la forma de las piezas. 
Esta colección, es un permiso para jugar. 
Para usar colores, otros materiales…
Tiene un toque de POP y de la alegría.

Pero, realmente lo que es Macaronesia, es volver al hogar. A tí. Tu hogar. 
Es acoger y tomar tus raíces. 
Acogerlas de verdad. Ver los colores que tienen…
Poder mirar al corazón. Y reír, disfrutándolas.  
Ella representa el calorcito.
Tu fuego.  ¿Te acuerdas?
Ese que te hace moverte, cuando lo mantienes bien prendido.

Es la rendición real, el disfrute y el goce.
Gozarte la vida. 
Siendo conciente que a veces puede tener espinas, pero sabiendo que puedes aun así, bailar en cualquier pista.
Pero que tienes que salir tú, dar tú los pasitos… Y por estas latitudes tenemos un refrán que lo confirma: “El que quiera higos, que plante pencas”.

Es el recuerdo del compromiso de vida. 
Porque es así, viniste a esta Vida a ser feliz, a disfrutarla con TODO, todito, todo.  
Macaronesia está llena de señales, de curiosidades, de “casualidades”.

Te cuento que, uno de los AMORES de mi vida es la música. Y en estos meses, uno de esos amorcitos, está siendo Pascuala Ilabaca y Fauna. 

En la canción “Ay Mamita, mamita”, hay un verso que dice: 
“La flor del cactus me sana, con su desértico beso”.
Ya podrás adivinar que me hizo derretirme…

Contacté con Pascuala y me dijo una frase que fue una señal del universo. 
Me dijo que su zona, en Chile era el desierto más seco del mundo. Y aun así el desierto se llena de flores, lo que nos enseña a absorber de todos lados y no tener excusas para no florecer… 
¡Tan lindo !

Así que espero que a ti, también que resuenes con este mensajito y salgas a florecer.

Y aquí los tienes esperándote.