¿Limpias tus cristales y minerales?
Si es que sí, estupendo, si la respuesta es no… ¿A qué esperas?
Es súper, súper sencillo, pero antes de entrar al tema, vamos a ver que es eso de limpiar y porqué es tan necesario y para qué lo querríamos hacer.

Limpiar, como creo que todos coincidimos es, quitar la suciedad, quitar las manchas o impurezas de algo o alguien. Hasta aquí ok.

Pero en este post vamos a ir un poquito más allá de lo que sería la superficie.
Aquí hablamos de limpieza energética o vibracional. Ahá… y eso ¿qué es?

Vamos a partir de que todo lo que existe es o tiene energía o vibración.
Un alma o espíritu. Esa parte inmaterial, lo que no ves o no puedes tocar y percibir con tus sentidos básicos.

Mi visión de vida y experiencia personal, es que todo tiene esa parte que no podemos tocar pero sí que podemos percibir, la parte energética. Cuando digo todo, es todo: animales, árboles, plantas, semillas, y hasta los minerales y cristales…

Apuesto a qué más de una vez  has llegado a casa  cargada, con sensación de carga o suciedad y no física precisamente… Y después de una ducha calentita te has llegado a sentir como nueva, limpita y más ligera, cómo si el agua se hubiera llevado todo. ¿Es así?

Ok, pues esto de la limpieza también sirve para limpiar y neutralizar a nuestros cristales y minerales… 

¿Por qué?
Porque cuando compramos un mineral o cristal, no sabemos quién los ha estado tocando ni con qué energía lo han hecho.
Te cuento algo mío (así me conoces un poquito más jejeje). Me CHIFLA la ropa vintage, antigua, prendas de otras épocas, por diseño y porque soy un poquito romántica. Y quien dice ropa, dice fotos antiguas, discos, complementos, etc. Y ¿sabes qué? También hago estos procesos con esas cosas. 

¿Para qué? Pues para que lo que esté con nosotros esté limpito, para no cargar, y disculpa por la palabra, mierdas, para ir sentirnos más ligeras. Y aquí cojo el dicho de mi madre, de, “Menos bulto, más claridad”.

¿Cómo? Ahí vamos. Yo te voy a contar las 3 maneras súper sencillas, que yo utilizo para limpiar mis propios cristales, y  todos lo que están en la web y preparo para ti.

Van limpitos y cargados energéticamente (de eso te hablaré más adelante). 

Bueno. Pues  vamos,  ¡manos a la obra!



3 maneras de limpiar tus cristales: 

  •  Con agua corriente.
    Ponemos nuestros cristales debajo del agua corriente del grifo y los dejamos un minutito o dos debajo de ese chorro. 
  • Con sal.
    Y aquí hay varias opciones. La que para mí es la más ideal, llevarlos al mar, y lavarlos dentro de una bolsita. Otra forma sería, poner un bol con sal gorda (natural, no yodada), y dejar nuestras piedras encima por un rato (una hora o, si consideras más, pues más) y luego lavarlas brevemente.   Y la última opción, es mezclar en un bol agua y sal gruesa y enjuagarlas.

  • Con humo.
    Mediante el humo, con plantas, en atados(sahumerio), inciensos, o palo santo. 
    Las plantas que yo uso normalmente son, salvia blanca, lavanda, romero y laurel.
    Aquí bien puedes hacer un atado de estas hierbas, o simplemente quemar unas hojitas y pasarlas por debajo de las piedras en el sentido contrario a las agujas del reloj.  También puedes utilizar algún incienso, como puede ser la mirra o el propio incienso o un palito de madera de palo santo.  En esta forma, se une al ritual de limpieza, el elemento fuego, quien hace de transmutador. 

Y ahora, ¿Cuál elijo?
Fácil, la que tu alma sienta que es la perfecta para ese momento. Deja que sea tu intuición la que te guíe. Confía en la sabiduría que hay en tu interior.
Personalmente no utilizo siempre la misma, elijo depende de lo que sienta.

Pues ya sabes cómo tu misma, en casa puedes limpiar a nivel vibracional, tus cristales, minerales, incluso tus joyas.

Espero que te sirva esta información de mucho. Y dejes salir esa parte de tu alma que es sanadora.
¡Un abrazote!