De canas y reflexiones…

Quién me iba a decir a mí que “sólo” me iba a dejar las canas…

Hace un poquito más de un año que empezó mi re-evolución (cual pokemon). Todo empezó con la decisión de dejar de teñirme las canas… De decidir aceptarme tal cual y dejar de poner en mi organismo algo tan tóxico.
Este año ha sido uno de los más intensitos… Hasta llegar al punto de que mi cuerpo ha dicho Stop… Ha sido un año de dejarme morir literalmente…de bajar y pasear por los estadios infiernisticos como los describió Dante… De quitarme al final toda la zurrapilla para poder construir lo que vaya a hacer pero bien… Hacia dónde y cómo quiero ir.

Y puede parecer algo súper frívolo o banal el tema del pelo…pero no….
Aparte el análisis que hago de la presión como mujer a la que la sociedad nos somete. Comentarios antiguos, de que a las mujeres les queda peor o que en los hombres se ve diferente …que si te va a envejecer muchisimo…

Mujer, con canas, sin canas, fértiles, no fértiles, con deseos de ser mamis o sin ellos, maquilladas o no, jóvenes, mayores…con tetas, sin ellas…

En estos días ando reconstruyendo mi mundo mental, acerca de percepciones y asentando desde dónde quiero crear y comunicar. Porque al final,  como creadora, todo lo que te pasa, bueno, malo y regular pues forma parte de luego tu mundo creativo.

La Feminidad, ser mujer, lo femenino …todo eso está en revoltijo con el momento que estoy procesando ahora con mis ovarios, esperando resultados, posibilidades… Todo siento que está tomando unas formas más definidas.
Qué bonito y qué intenso haber encarnado en un cuerpo de mujer!

Y con mis canas y mi ovario declarándose guerrillero me siento más con mas ganas de mimarme y cuidarme, ponerme coqueta y sentirlo.
Y en este camino para hacérmelo más suave, me está acompañando la Salvia, la rosa damascena, joyas de plata y cuarzos rosas.