De místicos y etiquetas.

Me gustan los místicos. 💜
Ea ya está! Ya lo dije!
Pues sí, me gustan y mucho…
Muy poca gente cercana son quienes lo saben.
Y es más cuando se lo comento a alguien que no me conoce mucho se suele sorprender bastante…
En especial los místicos españoles… San Juan de la Cruz, Santa Teresa, los fray luises… y luego la  Hildegarda de Bingen…
Me fascinan esos escritos llenos de pasión y a veces diluidos en sensualidad…
Y me enamora el concepto del Sagrado Corazón. Hace que el mío propio se ponga a trotar como un caballo salvaje…me emociona…
Me apasiona ese mundo tan místico y lleno de pasión.
.
En ésta sociedad muchas veces me he sentido tan juzgada, tan condicionada y apartada…que por ello quizás no suelo compartir estos temas…
Por la falta de comprensión y aceptación sin más. Y creo que ya es la hora de dejar esos condicionantes…
Muchos hablan de aceptar a los demás, de no juzgar y luego son los primeros en sacar su dedito y señalar…
En decir y opinar sin haber sido preguntados.
En poner una opinión lastrosa en tu espalda…
En vomitar su mierda, juicios…
Y si dejas que entren en tu ser, alma o mente, esos pensamientos de los demás es entonces cuando te permites que no dejes que tu luz despierte y brille, por miedo, miedos incluso a no encajar…
Y bueno… te toca entender que a veces hay piezas que no encajan en el puzzle que vinieron, que no eran de ese paquete…qué tienen y son  su propio juego.

Etiquetas, vengan de donde vengan… que sirvan solo para los productos, no para tí…
Y sí ya es hora de eso, de que no dejes apagar tu fuego… ese fuego alquímico, que regenera y mantiene vivo tu hogar (qué eres tú misma).

Así que si me permites:

Busca tu llama, y mantenla calentita, que prenda…que te haga sentir ese calor que mantenga tu motor en marcha…
.
Si es que fíjate, a esos místicos adorados míos ya los consideraban locos… a ellos..