Hola!

Pues sí amor, tú  eres tu propio oráculo. Todas las respuestas están ya en ti.

Para empezar  vamos con el significado de la palabra oráculo.

Oráculo. Del latín, oraculum .

 – Respuesta divina a una consulta, que llega a las personas a través de intermediarios, como por ejemplo, sacerdotisas.

– Por extensión se llama oráculo a la persona que hace de intermediario entre la divinidad y el consultante.

– También se reconoce como oráculo al lugar donde se acudía para formular consultas a las divinidades y éstas eran respondidas.

– Alguien que habla con sabiduría

Hasta aquí, las definiciones. Ok.

Ahora vamos a ahondar en el tema.

Eres el templo.

Tú eres un templo. Tu propio templo. Ese lugar sagrado donde habita la sabiduría de tu alma.

Hay veces en que buscamos, buscamos y seguimos buscando afuera para obtener respuestas, guía. Buscamos afuera tanto que Dora la exploradora se queda en tirantes a nuestro lado… 

¿Qué quiero decir?
Pues quiero decir que todas las respuestas que buscas afuera, están dentro de ti. Sólo hay que ayudarlas a salir y las puedas ver.

 

Buscamos afuera porque quizás queda más glamuroso que adentrarse a nuestro interior? Es mas cómodo. Nos “embarramos” menos. Es lo fácil, cómo te contaba en este post.

Buscamos y depositamos el poder en otros para que nos respondan a esas consultas. Y tan cómodamente. Buscamos en tarots, libros, horóscopos… Llegamos incluso por ejemplo, llegamos a preguntar al tarot si esa pareja con la que estamos es “esa persona ideal”. Y yo creo que si tienes que preguntar al tarot si tu pareja es ideal para ti, ya tienes la respuesta.

Se te presenta una una situación determinada, en la que tienes que tomar una dirección. Y dices que no sabes que hacer. Indecisión. Te paralizas.

Y te sientes entre dos mares. Dividida/o.

CONFIA.

Pues ahí es donde entra a trabajar la confianza. Confianza y conectar contigo.

Pienso en que lo que nos falta en esos casos, son herramientas con las que poder alumbrar esa información y ubicarla. Utilizar elementos que nos ayuden a hacer ese proceso. Hacernos la vida más fácil y cómoda.

Por necesitar,  realmente no te hace falta nada externo, ni tarot, ni amuletos, ni pócimas, ni rituales… Sin embargo hay recursos, que puedes usar como apoyos en los que sostenerte, impulsarte.

Catalizadores, con los que a través de ellos, esa información que vas buscando pueda salir a la superficie, a nuestro consciente. Y si esa información sale es por lo que he escrito arriba, porque YA está en ti. Esa es la magia.

A los seres humanos, nos gusta un amuleto, un ritual, nos encanta. Incluso diría que lo llevamos en nuestra memoria ancestral.

Un ritual puede ser llegar a casa y darte una deliciosa ducha caliente y descargarte de todo el día. Hacer unas respiraciones conscientes. Comenzar el día, abrir un libro y ver que mensaje tiene para ti. Llevar tu prenda favorita a una cita o a un examen. Saltar la hoguera en San Juan.

Desde mi cosmovisión, los rituales, el uso de amuletos, talismanes, cartas, celebraciones, etc, hacen que conectemos y nuestra parte espíritual suba y se ancle a tierra, haciendo que nos sintamos con más fuerza y confianza.

¿Por qué sino ibas a utilizar esos talismanes o hacer esos rituales? Porque en el fondo de tu alma ya sabes que eso que buscas ya está en ti y que va a salir. Esta esa certeza ahí, solo que necesita un empujoncito para que aflore.

Personalmente te cuento que desde hace unos meses estoy en un proceso de re-conocimiento y re-descubrimiento increíble. Como darme la vuelta a la piel, mirar hacia dentro y conectar con mi sabiduría ha sido un proceso de muerte y resurrección. Tal cuál. He dejado morir mi antiguo yo. Y en este proceso, que déjame decirte que nunca termina, me he apoyado en varios elementos:

  • Escuchar a mi corazón.
  • Mirarme a mí misma con amor y con permiso.
  • En la meditación.
  • En muchas tazas calentitas de cacao puro (además de placer para el gusto, ayuda a para descalificar la pineal).
  • En un mazo de cartas oraculares divinas.
  • Y de una manera más especial, en mis amados minerales. Tomándolos como mis complementos. Y benditos complementos.
  • Un talismán con cuarzo rosa.

Mi acompañante favorito ha sido en estos meses el cuarzo rosa. Te voy a confesar que había estado mucho tiempo enfadada con él. No le daba permiso para que me acompañara… Sí, lo tenía en mi mesa, en mi espacio de trabajo, pero no lo usaba como amuleto. Hasta que me hice un talismán personal para que me acompañara y apoyarme en él. Aún sigo con él, porque tiene trabajito ejejejejeje

Y el otro catalizador en el que me apoyado ha sido la obsidiana. Pero este tema, merece un post para contarlo aparte.

Al final para mí, la clave es darte permiso. Mirarte con más amor. Tomar la confianza y la fe en ti. Confiar en ti, tu alma sabe. Más de lo que tú mente piensa.

Hay veces que me llega alguien, me escribe porque ve alguna joya y por ejemplo dice, me llama esta piedra… #laquesea y al conocer sus propiedades, se queda primero con la boca abierta y luego dice…pero si es lo que necesito en este momento! Ahí te das cuenta de la sabiduría que trae tu alma. Y yo solo puedo sonreír al ver cuándo te conectas de esa forma contigo.

Sonreír y derretirme de amor.

Porque lo que tu buscas, te encuentra.

Lo que buscas también te esta buscando.

Confía en ti.

Solo CONFÍA.