Pendientes MAMA KILLA

40,00

Pendientes MAMA KILLA, colección Jardín.

Hechos en latón, el perno también hecho en latón y lleva un cierre de presión de silicona transparente.

Medidas: 4.3- 4.4 centímetros de diámetro. *

Peso: 5.9 gramos. *

* Las medidas y el peso es apróximado al estar hechos artesanalmente, los números pueden oscilar un poquito.

7 disponibles

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

Jardín es una colección de pendientes, de 3  pendientes.
Jardín es abrir la puerta, es florecer. Haber abierto la puerta del corazón, permitirte pasar al otro lado, a tu parte más sagrada.
Un ejercicio de valentía, de permiso para tomar el valor e ir pa’ lante. De dejar salir a tu YO, ese que te grita para que sigas tu camino y no queremos escuchar.
Un ejercicio de compromiso contigo misma.

Esta colección surge tras un reseteo personal, una transformación a nivel de alma y cuerpo que me hace salir al Jardín.
Una conexión real con el universo, con lo divino, con el recuerdo y el re acoger de que la vida es un regalo, que es una fiesta y es sagrada.

Confiar en tu sabiduría, la parte más antigua, esa a la que llegas cuando miras bien adentro y profundo.
Jardín es ir ligera y conectada con la Madre Tierra.
El simbolismo de las hojas, ligeras, representando a la naturaleza divina. Ellas proveen oxígeno, absorben la luz del Sol (representando la energía masculina) y generan los nutrientes para el resto de las partes de la planta/árbol/flor.

Los nombres de cada pendiente, pertenecen a una diosa relacionada con la naturaleza, las mujeres y la fertilidad.

Jardín es saberte y permitirte ser fértil y creadora de vida. En lo que sea, en cualquiera de las parcelas de tu vida, en los proyectos de tu camino.

Fertilidad, gestación y dar vida.

MAMA KILLA
Diosa inca de la luna y la fertilidad. Era una de las divinidades principales.
Acompañaba en diferentes instancias de la vida.
Su esencia era de encanto y belleza, estaba en equilibrio con el conocimiento y por ello, esta diosa se encargaba de anunciar períodos de fertilidad, ofrecer protección a las niñas, ayudar en el bienestar de los bebés al nacer e incluso sanar ciertas dolencias asociadas a los órganos de reproducción femeninos.