Una flor no pide permiso para florecer.
Eso es así.
Aquí y en Pekín.

Y si las flores no lo piden… ¿Por qué nosotros no hacemos lo mismo?


Puede ser que en algún momento de tu vida hayas bajado tu luz, tu frecuencia, tu esencia para encajar.
Ya sea en por ejemplo grupos de amigos, familiares, encuentros sociales…¿Verdad?
Bajado o no haberla dejado salir del todo. Creo que todos lo hemos hecho.

Hay aspectos, como la educación recibida, tanto en casa como en los colegios, religiones, patrones familiares, sociales, relaciones, que nos marcan.
Frases, creencias que escuchadas y percibidas desde que nacemos pueden llegar a hacer mella en tu alma. Te condiciona. Y muchas veces tu, por amor a esos sistemas de los que formas parte, sigues repitiendo conducta, patrones y frases. POR AMOR. Si, por amor. Y por miedo. Miedo al rechazo, miedo a que te excluyan, miedo a “ser un traidor” de esos sistemas, sigues en esos patrones de mierda, ahogando y aplastando tu esencia. Aplastando esa hermosa luz que traes.

Ir a tu encuentro es uno de los caminos más “duros”que podemos hacer en esta vida. Duro porque nosotros lo hacemos duro. Porque a ver, te digo una cosa, nos toca hacernos responsables de nuestras vidas, de nuestras acciones. No vale echarles las “culpas” a la noche, a la luna, ni a la playa…
No vale hacernos los longuis

Llegar hasta ti, o conectar contigo es un proceso, no vamos a mentirnos tampoco , a veces jodido. Si.

El camino del autoconocimiento en y desde la consciencia, a la búsqueda de tu ser, de tu reconexión con el individuo, con tu yo auténtico, lleva un trabajo de muchas veces, soledad y profunda introspección.
Es un camino para valientes. Es un tránsito digno de La Odisea.

Llegar a verte, incluye pasar por las zonas más sombrías de tu ser. Parajes que nunca te has detenido a mirar. A nadie le gusta ver sus miserias. No es cómodo. No es cómodo ni de lejos.

Empezar esa deconstrucción es duro. Es duro soltar al personaje creado. Crees que debes seguir honrando todo eso con lo que te han educado y dado. No? Aunque en el fondo de tu alma te esté haciendo una llaga.

Es des-enamorarte de lo conocido. Familia, amigos, costumbres, formas, y hasta de ti mismo. Y como en toda historia en la que hay un des-enamoramiento, hay que pasar el duelo. Pasar por ese espacio lleno de mierda. Y amiga/o, eso es maravilloso, porque toda esa la puedes coger para usarla de abono para tu jardín.

Pero para pasar eso, debes darte el permiso a ti. Para hacer esa deconstrucción, darte el permiso para romperte, porque sin ese paso, no puedes construirte y dejar salir tu esencia y que esta te guíe.

Y te vuelvo a decir que si, que es un trabajo duro, en el que a veces te dan hasta ganas de tirar la toalla. LO SE. Yo he estado ahí también. Pero es en esos momentos donde debes confiar en la vida y dar el salto. Y tomar con más fuerza, tu fe y confianza, que serán tus pilares.

Y todo esto es cíclico, lo siento. 😂😅
Ayyyyyyyyy mamá! Si, cíclico. Porque la vida es un continuo aprendizaje. ..


La vida No se para.
Y la vida es el jardín que te espera para verte florecer.
La vida y tus compañeros de alma, de camino.
Porque tu eres una flor divina. 💓

En el camino te esperamos…
Ya te vamos viendo, florecilla.